DESTACADAS

Hoy se cumple un año del brutal ataque a los compañeros de Ecocarnes de San Fernando cuando una patota irrumpió en el frigorífico, golpeó y baleó a trabajadores e incendió dos camionetas.

Todos sabemos a quienes respondían y responden esos violentos. Todos conocemos el accionar de estos seudosindicalistas que nunca trabajaron en un frigorífico y que escudados por una simple inscripción gremial, otorgada por el gobierno de Cambiemos, intentan romper la lucha de los compañeros.

Que nadie se haga el distraído, el responsable tiene nombre y apellido. Es Alfredo Bruno, quien estuvo detrás de los ataques a los trabajadores y la lucha organizada de los compañeros.

Lo que pasó en Ecocarnes se repitió el mismo día en Visom, ocultado por el ministerio de Trabajo de Cambiemos, y hoy sucede en Huella, Federal y Penta.

Estos violentos continúan intimidando a compañeros haciendo valer una «sucia» inscripción gremial negociada con el verdadero ministro de la gestión anterior, Ezequiel Sabor, para amedrentar a los trabajadores de la carne.

Nuestra Organización repudia enérgicamente todo tipo de violencia y responsabiliza al Sr. Bruno y su entorno por cualquier suceso que ponga en riesgo la salud y la integridad física de nuestros afiliados.

Brindamos especial reconocimiento a los compañeros heridos aquel 10 de julio de 2019 y ratificamos la defensa de los derechos de los trabajadores a través de una tarea gremial noble, con responsabilidad y en el marco de la ley.

La representación de los trabajadores no se gana a los tiros ni negociando con los empresarios. ¡Basta de patotas!